ALBARAKA

INICIO
CORONAVIRUS
RAMADAN 2020
ISLAM
SALUD
CORÁN
DIALOGO INTERCULTURAL
MÚSICA
VIDEOS
ISLAMOFOBIA
COCINA
IMAGENES
عربي
APRENDER EL ÁRABE
NOTICIAS
GALERÍA DE FOTOS
LINKS
CONTACTO
 
 
ISLAMOFOBIA
 


La islamofobia crece en España 

 

La islamofobia es un término que hace referencia a los sentimientos de temor injustificado, basado en prejuicios o falsas concepciones del Islam, que llevan a mantener posiciones de hostilidad hacia los musulmanes y todo lo relacionado con ellos. Ya tome la forma de manifestaciones cotidianas de racismo y discriminación u otras formas más violentas, la islamofobia constituye una violación de derechos humanos y una amenaza para la cohesión social.

Según la ONG británica Runnymede Trust, hay ocho características principales que denotan la islamofobia:

1. La creencia de que el Islam es un bloque monolítico, estático y refractario al cambio.

2. La creencia de que el Islam es radicalmente distinto de otras religiones y culturas, con las que no comparte valores y/o influencias.

3. La consideración de que el Islam es inferior a la cultura occidental: primitivo, irracional, bárbaro y sexista.

4. La idea de que el Islam es, per se, violento y hostil, propenso al racismo y al choque de civilizaciones.

5. La idea de que en el Islam la ideología política y la religión están íntimamente unidos.

6. El rechazo global a las críticas a Occidente formuladas desde ámbitos musulmanes.

7. La justificación de prácticas discriminatorias y excluyentes hacia los musulmanes.

8. La consideración de dicha hostilidad hacia los musulmanes como algo natural y habitual

 

 

 

Casi el 80% de los musulmanes de Europa ha sido discriminado

 

¿Cómo vas a reclamar un derecho si ni siquiera sabes que lo tienes?. Ese es el planteamiento que se puso sobre la mesa en la presentación del primer informe oficial sobre islamofobia en la Unión Europea, en Casa Árabe en Madrid. El 79% de los musulmanes que vive en Europa y han sido víctimas de una agresión no denuncia ante organismo alguno. El 59%, además, considera que nada cambiaría si lo hiciera.

"Muchos incidentes racistas no se comunican por falta de confianza, la gente no sólo debe tener derechos, debe tener conciencia de que tiene esos derechos". Fue rotundo Ioannis Dimitrakopoulos, jefe del departamento de Igualdad y Derechos de los Ciudadanos de la Agencia Europea de Derechos Fundamentales (FRA). "La gente no va a la autoridad a denunciar porque piensan que no servirá de nada y creen que es algo que pasa siempre. ¿Hablamos entonces de una especia de resignación ante la discriminación?".

Las cifras contestan a su pregunta: uno de cada tres musulmanes encuestados (un total de 23.500 en 14 países de la UE) declara haber sido discriminado por su condición étnica o religiosa. Pero el 37% desconoce que hay leyes que les protegen contra este tipo de agresiones.

Malta, Italia, Finlandia, Dinamarca y España son los países más discriminatorios. En España, además, el 65% de los musulmanes desconoce que la ley prohibe el racismo. Es más, al ser preguntados, el 60% siquiera entendió de qué les estaban hablando. El 80% de los musulmanes encuestados en Europa desconocía que hay organismos, oficiales y privados, a los que pueden acudir para denunciar la discriminación.

"Tenemos que identificar cuáles son las lagunas para estructurar mejor la lucha contra a la discriminación", concluía Gema Martín Muñoz, directora de Casa Árabe, ante las cifras reflejadas en el estudio.

xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

 

La amenazhha de los "orientales fanáticos"

Las historietas actuales sobre un "complot islámico mundial" que busca "destruir" a "Occidente" tienen su antecedente no sólo en las mentiras del nazismo y el fascismo del siglo XX sobre el "complot judío mundial" o el "contubernio judeo-masónico". También tienen sus raíces en las historias y novelas sobre "amenazas orientales", cuyo mayor exponente fue sin duda la serie de películas y relatos sobre "Fu Manchú", jefe de una red secreta de fanáticos agentes suicidas, dispuestos a actuar en cualquier momento y lugar contra los intereses de "Occidente". En esta portada de la revista norteamericana de pulp fiction Amazing Stories, publicada en los años 50, podemos ver gráficamente cómo se representaba esta "amenaza oriental" bajo la clave del célebre "peligro amarillo", y las sorprendentes similitudes que presenta con la actual "amenaza oriental" bajo la clave del no menos célebre "peligro islamista".
 

(pulsar para ampliar)



En la imagen podemos ver a Fu Manchú "mentalizando" con la proverbial máquina de rayos a otro "oriental" para presumiblemente convertirlo en uno de sus agentes (tal vez se trataba de un "oriental moderado"). El resto de los sicarios de la organización de Fu Manchú asisten al proceso desde unas gradas. Obsérvense sus ropas, su embozamiento "oriental", casi se diría que llevan los procelosos "burkas".

Imagen dantesca (y profundamente racista) en papel couché que evoca un delirante mundo de amenazas para "los no orientales", y que hoy ha sido recambiada por otras imágenes audiovisuales más conformes a nuestros días y sus posibilidades comunicativas.

Tema: 

 

Así se construye la islamofobia

Con respecto a los musulmanes vale todo.

.El pasado 17 de Diciembre 2009, el periódico británico The Guardian, relataba la noticia de la condena de Mehmet Goren por el secuestro y asesinato de su hija Tulay Goren.
El mismo día, el diarío El Mundo, se hacía eco de la noticia en una forma un tanto peculiar, en un artículo enfocado a la criminalización de los musulmanes.
En un texto de 6 párrafos se nombra al islam o a los musulmanes en 4 ocasiones. Resalta, especialmente, la frase con la que Eduardo Suárez subtitulaba el artículo: ?El musulmán hizo desaparecer el cuerpo de la joven?
¿Alguien ha visto a El Mundo publicar, refiriéndose a los numerosos asesinos de mujeres que padecemos en España: El cristiano hizo desaparecer el cuerpo de la joven. O: El judío hizo desaparecer el cuerpo de la joven. O: El ateo hizo desaparecer el cuerpo de la joven. O: El budista hizo desaparecer el cuerpo de la joven?
¡Claro que no! Si lo hiciera, no faltarían las voces que señalaran lo inadecuado y falto de ética de ese proceder.
Con los musulmanes es otro el cantar. Con respecto a los musulmanes vale todo.
Vale decir musulmán como sinónimo de condenado, culpable, criminal, etc. y quedarse tan anchos.
Vale ejercer de psicólogo para interpretar los sentimientos que llevaron a la madre a denunciar los hechos. "El sentimiento de culpa" es el diagnóstico de Eduardo Suárez. Obviando que no hace falta tener ningún sentimiento de culpa para denunciar a quien, además de matar a su hija, ha intentado gasear a toda la familia, envenenarla a ella y perseguir con un hacha al novio de la asesinada. Claro que para eso hay que ser normal y no musulmana. Si eres musulmana has de ser culpable a como dé lugar. A santo de qué vas a tener sentimiento de culpa si no eres culpable.
Para que no queden dudas, El Mundo culpabiliza a toda la comunidad: "... pero lo había dejado impune el silencio cómplice de su comunidad"Todo esto, por cierto no aparece en la versión de The Guardian, son cosas de El Mundo en su tarea, compartida por diversos medios españoles, de ir echando leña al fuego en el que ardamos todos.
También dice el artículo: ?El de Tulay no es un caso aislado, sino un ejemplo más de un fenómeno cada vez más frecuente y conocido en el Reino Unido: el de los ?crímenes de honor?, cometidos por padres musulmanes contra sus propias hijas?.
Sorpenden dos cosas en esta afirmación.
Leemos en la versión británica que los crímenes de honor se elevan a doce anuales y se dan, principalmente, en las comunidades turca y kurda. Esto es interpetado, gratuitamente, por el corresponsal de El Mundo, como que son padres musulmanes los que matan a a sus propias hijas. Esto es lo mismo que atribuir la religión católica a cualquier criminal español, después de todo España es tan aconfesional como Turquía y su población es en un 90% católica (según datos de la propia Iglesia) al igual que la población turca es en un 90% musulmana.
Por otra parte, sorprende la hipocresía subyacente. Los doce "crímenes de honor", que se producen al año en Gran Bretaña no son ni la décima parte de los que se producen en España. Que los machos en España no son ni turcos, ni kurdos, ni siquiera musulmanes; pero lo de lavar el honor con sangre está a la orden del día. Eso sí, en España los criminales no tienen religión ni ideología, a no ser que sean musulmanes.
Otra cosa a denunciar es que cuando hemos querido publicar en El Mundo nuestras opiniones sobre el artículo, alertando sobre lo peligroso e irresponsable de este proceder, éstas han sido sistemáticamente censuradas.
No hace mucho, todos fuimos testigos del linchamiento mediático de Diego Pastrana, el tinerfeño acusado, falsamente, de violar y matar a la hija de su compañera. Pues bien, algo parecido es lo que los musulmanes vemos a diario en los medios de comunicación españoles, donde sólo aparecemos en una doble vertiente: como criminales o como extranjeros. Creando un caldo similar al que hizo hervir a Europa hace setenta años. Hoy, como entonces, los medios de comunicación son los grandes responsables.

Articulo copiado de: webislam

 


 
  ALBARAKA
Lorca
Telf: 648601609
Fax:
email: albaraka@lorca.es

Política de Privacidad